Desde el Congreso de la Nación de Argentina se pide al Gobierno que remplace la flota de aviones de combate



Preocupados por las capacidades de defensa de Argentina dada la vetustez de la flota de aviones de combate de la Fuerza Aérea, diputados del Frente Peronista han dirigido al Gobierno de Kirchner una petición promoviendo que el Poder Ejecutivo impulse, a través de los mecanismos institucionales correspondientes, el reemplazo de material obsoleto de aviones de combate interceptores y caza bombarderos de la Fuerza Aérea Argentina Mirage III, Mirage V versiones Dagger y Finger.

En su petición los diputados  señalan: “Es de púbico y notorio conocimiento el estado en que se encuentra la flota de aviones de combate de la Fuerza Aérea Argentina. No sólo se trata de material con muy bajo nivel de mantenimiento, sino que además se trata de maquinas que datan de la década de 1970. Dicho material no solo ha participado de, al menos, un conflicto bélico sino que además, a ello debe sumarse los años que ha venido realizando todo tipo de misiones, más que nada emparentada con la preparación y adiestramiento de los pilotos en las tácticas del combate aéreo.

Pero para el caso, mayor atención debe ponerse por el tipo de aparato y el tipo de vuelo que realiza. Estamos hablando de aeronaves que superan la velocidad del sonido, que deben ser cargadas con armamento en distintas partes de su estructura para realizar operaciones de prácticas de ataque y de bombardeo. Ello sin contar el esfuerzo estructural que continuamente se ejerce sobre la aeronave al realizar prácticas de combate aire aire, en las cuales se le aplican tremendos factores de carga que llevan al avión a su límite.


Todo este trajín que sufre una aeronave de estas características, puede ser paliado con un mantenimiento adecuado, asegurando una vida útil acorde a su inversión. Pero cuando cierta vida útil ya es superada y, para peor, el mantenimiento es deficiente, nos encontramos ante el grave peligro de fallas estructurales, que en este tipo de aparatos, muy comúnmente pueden significar daños para la integridad física de sus tripulantes”.

Los diputados, que también han apelado a la necesidad de proteger la integridad física de los pilotos de la FAA, han recordado a Kircher el avance tecnológico que debe recuperar  la Fuerza Aérea argentina “que en la actualidad se encuentra relegada a una situación de notable inferioridad con otras Fuerzas Armadas de la región, y en este sentido debemos decir que hoy en día no se habla de aviones, sino de sistemas de armas, es decir de una conjunción de elementos integrados por la aeronave, su armamento, el sistema informático que los une, sumando y conjugando la navegación, el radar y el control de tiro”.