La Armada estadounidense quiere UAV para portaaviones con gran autonomía para reconocimiento y ataque



En diciembre, la Armada espera difundir un borrador de solicitud para una nueva clase de aviones no tripulados basados en buques.

Esta nueva clase denominada avión no tripulado lanzado desde portaaviones para reconocimiento y ataque (UCLASS, por sus siglas en inglés) será capaz de llevar un equipo de sensores y de armas a más de 3.600 km desde el portaaviones nodriza sin repostaje. Esta distancia es cuatro veces superior a la que actualmente puede volar los aviones tripulados de los portaaviones sin repostar, lo que aumenta el alcance la aviación embarcada.

El objetivo es fabricar UAV de reconocimiento y ataque que dependan de bases terrestres y que sean tan furtivos que penetren en espacios aéreos considerados demasiado peligrosos para la mayoría de los aparatos tripulados.

La satisfactoria experiencia con los actuales UAV, como el Predator y el Global Haw, y la reducción de la presencia estadounidense en el suroeste de Asia, así como la nueva estrategia estadounidense centrada en la región Asia-Pacífico, impulsa a los mandos combatiente s  a conseguri UAV con gran autonomía que no dependan de bases locales.

La Armada espera firmar un contrato en el verano de 2014 para lograr su desarrollo a finales de la presente década. Las posibles características del UAV incluyen un desarrollo modular, arquitectura abierta de   de reconocimiento en todo el espectro electromagnético y con armas de precisión.

Por su parte, el demostrador de un sistema de combate áereo no tripulado (UCAS), el X-47B, continúa su programa de pruebas y de nuevos equipos para conseguir su integración en un portaaviones. La Armada y la empresa fabricante del X-47B, Northrop Grumman, han completado una serie de pruebas de un equipo portátil denominado unidad de control y presentación (CDU), un paso crítico para demostrar que el UCAS puede manejarse de forma seguridad y sin cables en la cubierta de un portaaviones.

La CDU permitirá a los operadores de cubierta maniobrar con el X-47B en la cubierta de vuelo mediante control remoto, y en la prueba los operadores controlaron el empuje del motor, el movimiento hacia adelante, frenado y parada; usaron su rueda delanter para realizar giros ajustados  y precisos y maniobraron el UAV para colocarlo en una catapulta de lanzamiento o sacarlo del área de lanzamiento tras un aterrizaje. 

En la práctica con la CDU el operador de cubierta trabajará con el director de la cubierta de vuelo para mover el X-47B a la posición designada.

Asimismo, la CDU facilitará el programa de vuelos del X-47B y permitará muchas de las operaciones de los vuelos de prueba exigidos para las pruebas de idoneidad de un UCAS-D para portaaviones. A lo largo de este mes, el X-47B realizará pruebas de lanzamiento desde un portaviones simulado y posteriormente realizará pruebas a bordo de un portaaviones, para validar el rendimiento de la CDU en un ambiente real.