Arranca la fabricación del aspirante a convertirse en el nuevo entrenador brasileño, el TX-c Pilgrim



Novaer presentó los primeros componentes en fibra de carbono del prototipo del futuro entrenador TX-c Pilgrim (Peregrino), un derivado del experimental K-51 concebido por Ladislao Kovacs, el mismo diseñador del Tucano. El proveedor fue la firma First Wave Brasil, de la ciudad paulista de Taubaté, ex asociada a la firma estadounidense homónima y hoy parte del grupo Revisa. Estas partes pasaron por un proceso productivo de alta complejidad, como el corte y superposición de las distintas capas de fibra, laminación de las piezas, conformación en vacío y autoclave. Estos primeros componentes producidos atañen a las superficies de mando del avión (flaps, timón, alerones, etc.).

Los revestimientos se fabrican con tejidos de carbono, previamente impregnados con resina epóxida y luego sometidos a cura en autoclave con altas temperaturas y presión elevada. Luego se produce un proceso de terminación con controles de calidad mediante ultrasonido. En pocos días comenzará un proceso similar en relación al esqueleto interno del aeronave y los largueros, fabricando partes en gran escala para un montaje en serie de la aeronave, que será motorizada con un Lycoming de 300 CV. El ensamblaje final se produciría en un nuevo complejo industrial, ubicado en la sureña ciudad de Lages.