Dada de baja la Lancha Misilera 36 “Guardiamarina Riquelme“ de la Armada de Chile



En la tarde del 27 de diciembre fue arriado el pabellón de combate de la Lancha Misilera 36 "Guardiamarina Riquelme", acompañado de los repiques de su campana. Con este simbólico acto, el buque fue dada de baja tras 15 años y cuatro meses de servicio en la Armada de Chile. La ceremonia realizada en el sector del Molo 500 de la Base Naval Talcahuano, fue presidida por el comandante en jefe de la Segunda Zona Naval, contraalmirante Osvaldo Schwarzenberg Ashton, quien dio lectura a la orden de transbordo de su último comandante, capitán de Corbeta Gastón González Pinto, quien fue destinado a la Comandancia en Jefe de la Cuarta Zona Naval, y al documento de la Comandancia en Jefe de la Armada que protocoliza la baja como retirada del servicio a la unidad.


La Lancha Misilera "Riquelme" llegó al país en 1997.  Después de un período de entrenamiento en la bahía de Concepción, recaló el 19 de enero del año siguiente al puerto de Iquique para incorporarse al Comando de Misileras del Norte, "donde su gran velocidad y furtividad se complementaron y potenciaron con la protección que le otorga la geografía costera de la zona norte del país. Su empleo táctico y su capacidad para operar en conjunto con medios aéreos y de superficie de mayor tamaño le otorgaron al mando operativo la posibilidad de disponer de una excelente arma de combate".


Haciendo un recuento de las actividades realizadas durante el último año de operación, el capitán González recordó "el 2012 nos entrenamos con profesionalismo, dedicación y especialmente con mucha camaradería junto a otras unidades, para así cumplir con las altas exigencias de nuestro mando, alcanzando un excelente estado de operatividad".

En el ámbito protocolar, la dotación de esta unidad representó a la institución en los aniversarios de las ciudades de Antofagasta y Tal Tal. En las actividades deportivas fueron los mejores al obtener, por segundo año consecutivo, el primer lugar en el campeonato Caupolicán del Comando de Misileras del Norte. Al zarpar de Iquique el 25 de septiembre, la "Riquelme" dio inicio a su última singladura de mil 100 millas náuticas - las que se suman a las 151 mil 498 navegadas con anterioridad- para dirigirse a la Base Naval Talcahuano, donde los fierros de este noble guerrero descansaran luego de más de 38 años de vida útil.

Luego del desembarco de la dotación, el Contraalmirante Schwarzenberg recibió en custodia el pabellón nacional que flameó en el mástil de la unidad recorriendo el litoral nacional entre Arica y Tal Tal, el que estuvo a bordo desde el 20 de mayo de 1998 "indicando la señal inequívoca que no cabe rendición y representando la tradición y valentía, honor y disciplina, lo que en definitiva es lo más querido para todo chileno", concluyó el Capitán González.