El AJEMA traza las líneas maestras de la Armada española para los próximos años abordando un ambicioso plan de flota


Con el título “Líneas Generales de la Armada 2012”,  a finales de diciembre, el Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada, Jaime Muñoz-Delgado y Díaz del Río, recogía y desglosaba en un documento los objetivos y directrices que regirán a la Fuerza en los próximos años bajo seis concretos apartados. De entre las cuestiones abordadas el apartado 5, “ Preservar la capacidad operativa de la Flota del futuro, mediante los correspondientes planes de renovación”, resulta, sin duda, el más ambicioso.


Señala el AJEMA que “en los últimos años, la Armada ha conseguido crear y mantener una Flota equilibrada, moderna y flexible, esto es, una Fuerza Naval capaz de llevar a cabo todo el espectro de misiones previsibles, tanto en escenarios nacionales -específicos y conjuntos- como en escenarios multinacionales. La creación de la Fuerza de Guerra Naval Especial, la finalización del alistamiento del LHD "Juan Carlos I" y la entrada en servicio del BAC "Cantabria" o de los buques de acción marítima son muestras recientes de ello”.

A continuación, de manera precisa, se detallan las necesidades de adquisición de nuevas unidades marcando las siguientes prioridades:


- Cinco unidades de la nueva serie de fragatas F-110 para sustituir a las fragatas clase "Santa María".

- Adquirir una segunda serie de unidades BAM (tres en versión patrullero, uno en versión salvamento y rescate de submarinos, uno en versión Investigación Oceanógrafica).

- Seis unidades de helicóptero SH-60F.

- Vehículos de alta movilidad táctica VAMTAC.

- Diez vehículos aéreos no tripulados (UAVs).

- Realizar las obras de infraestructura necesarias en el Arsenal de Cartagena para el apoyo del submarino S-80.

- Realizar las obras de infraestructura necesarias en el Arsenal de Las Palmas para el apoyo a los BAM.

- Modernización del misil "Harpoon" Bloque II.



El documento precisa que “se procurará, en lo posible, impulsar la industria nacional del sector naval. Asimismo, se fomentarán las actividades de investigación, desarrollo e innovación necesarias para que la Armada y fa Industria se mantengan actualizadas tecnológicamente, requisito indispensable para preservar las capacidades del futuro”.

Previamente, en el apartado 3, el AJEMA, bajo el título “ Administrar con rigor y austeridad los recursos económicos y materiales disponibles”, reconoce que la  Fuerza naval requiere el empleo de recursos materiales costosos: buques, aeronaves, vehículos, sistemas de armas y abastecimientos. “Para mantener las capacidades en este período, los criterios rectores que guiarán nuestra actividad serán la austeridad y la eficiencia en la administración de los medios y recursos disponibles, respetando siempre las condiciones exigidas de seguridad del personal y del material”.

Reconociendo las “limitaciones económicas severas, con significativas restricciones tanto en el mantenimiento como en las inversiones”, se  deberán establece prioridades en el sostenimiento de las unidades y a la aplicación de las siguientes medidas:

- Preparar de forma rigurosa los Anteproyectos de presupuestos de los próximos años, y mantener un control permanente de la ejecución presupuestaria y de los gastos efectuados.

- Revisar la organización del apoyo logístico de la Armada.

- Revisar los procedimientos internos de control de los programas de obtención que se llevan a cabo.

- Colaborar con el Plan de racionalización y utilización eficiente del patrimonio Inmobiliario.

- Optimizar las oportunidades de adiestramiento de las dotaciones de las unidades.

- Mantener, en la medida de lo posible, el recurso económico dedicado a la enseñanza y maximizar el rendimiento de su empleo.

- Concienciar a toda la organización de las rigurosas medidas necesarias para mejorar la eficacia.

- Continuar estudiando la posibilidad de efectuar despliegues de nuestros buques en colaboración con otras marinas.