Francia despliega a sus tropas en Mali, que decreta el estado de emergencia nacional


Francia despliega tropas en Malí para combatir a los yihadistas

El presidente francés, François Hollande, ha anunciado que fuerzas armadas francesas han comenzado este viernes a desplegarse en Mali, donde el Gobierno ha decretado el estado de emergencia nacional tras el recrudecimiento de los enfrentamientos con los grupos salafistas que controlan el norte de ese país.

En una breve intervención desde el Elíseo, sede de la presidencia, Hollande ha confirmado así la ayuda militar de Francia a Mali y ha asegurado que esa operación "durará el tiempo necesario".

Los avances hacia el sur en los últimos días del salafista Ansar al Din y otros grupos islamistas ha precipitado la intervención de las tropas francesas, después de que el Consejo de Seguridad de la ONU pidiera el "despliegue rápido" de la fuerza internacional de apoyo a Mali aprobada en diciembre pasado.

Los miembros del Consejo "piden el despliegue rápido de la misión" AFISMA, según señala la declaración, que resalta la "preocupación" del organismo por los ataques y movimientos militares de grupos terroristas y extremistas en el norte de Mali, en particular la captura de la ciudad de Kona, cerca de Mopti.

Horas antes, por la mañana, Hollande aseguraba, en su discurso anual ante diplomáticos y periodistas en París, que Francia estaba dispuesta a responder favorablemente a la demanda de intervención militar de las autoridades de Mali "en el marco de la ONU". Y consideraba que tanto la resolución de diciembre como la declaración del Consejo de Seguridad de madrugada le permitían intervenir.


"Estamos listos para detener la ofensiva de los terroristas si esta continúa (...). Estamos ante una agresión flagrante que amenaza la existencia de Mali", enfatizó. Pero rechazaba confirmar entonces si ya había tropas sobre el terreno, como informaban algunos medios de comunicación galos.

Hollande no ha precisado cuántos efectivos han sido desplegados en el país africano ni tampoco los medios utilizados, pero sí ha hecho hincapié en que "los terroristas deben saber que Francia estará presente cuando se trate no de sus intereses fundamentales, sino de los derechos de una población, la de Mali, que quiere vivir libre y en democracia".

Respaldo de la ONU

El presidente maliense, Dioncounda Traoré, pidió este jueves ayuda militar a Francia, y Hollande ha señalado que ha accedido por considerar que la situación pone en peligro no solo "la existencia de ese Estado amigo", sino también la seguridad de su población y la de los franceses que viven en ese país, cifrados en 6.000, según informa la agencia Efe.

Hollande ha subrayado que "el mundo entero conoce la brutalidad y el fanatismo" de los grupos islamistas, encabezados por el grupo Ansar Al Din, con el apoyo de grupos terroristas como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Monoteísmo y Yihad en África Occidental (MYAO) y ha explicado que el apoyo francés va dirigido a "luchar contra esos elementos".

Hollande ha añadido que tanto el ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, como el de Defensa, Jean-Yves Le Drian, ofrecerán a los franceses "todas las informaciones pertinentes" sobre el desarrollo de esta operación, y ha indicado igualmente que el Parlamento abordará la intervención a partir del lunes.

La agencia Reuters ha informado que este jueves por la tarde dos aviones de carga y cuatro helicópteros aterrizaron con soldados occidentales en el aeropuerto de Sevaré, junto al enclave estratégico de Mopti, una ciudad que separa la región tomada por los rebeldes en el norte de la que aún controla el Gobierno maliense.


Medios franceses señalaron también que había tropas alemanas en Mali, pero Berlín ha desmentido esta información. El Ejecutivo alemán ha descartado "por ahora" la participación en una misión internacional en Mali. "No se dan aun las condiciones" para el envío de instructores alemanes al país africano, ha destacado el Ministerio de Defensa.

La Unión Europea también había advertido este viernes de que los avances de los grupos hacen necesaria "una rápida reacción internacional para restaurar la estabilidad". Así lo ha señalado la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherina Ashton, quien ha emitido este viernes un comunicado: "Estoy muy preocupada por los movimientos militares iniciados por grupos terroristas en el norte de Mali y condeno en los términos más contundentes sus ataques a las fuerzas malienses y la ocupación de la ciudad de Kona".

Avance hacia Bamako

El Consejo celebró la reunión de urgencia a petición de Francia, tras los avances que las fuerzas del grupo islamista Ansar al Din han realizado en los últimos días desde su feudo del norte de Mali hacia el centro y sur del país. Los salafistas rompieron a principios de mes la tregua que imperaba en las últimas semanas.

Aunque los islamistas informaron de la captura de la ciudad de Kona, este extremo no ha sido confirmado oficialmente. Kona está situada a unos 60 kilómetros al norte de Mopti, capital de la provincia del mismo nombre, en una región limítrofe entre el sur del país, bajo la autoridad del Gobierno central de Bamako, y Azawad, una vasta región controlada por grupos rebeldes desde marzo pasado.

La última resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Mali autorizó el pasado 20 de diciembre el envío de una misión militar africana a ese país para ayudar a las autoridades a recuperar el control del norte de su territorio.