La Armada desvela, paso a paso, como desactivará el Príncipe de Asturias

La Armada planea subastar el portaaviones Príncipe de Asturias

La desactivación del Portaaviones Príncipe de Asturias se realizará en dos fases, según han explicado los responsables de la Armada. La primera, en la Base Naval de Rota, ya ha comenzado y se prolongará hasta principios de febrero. Al finalizar, el portaaviones realizará su última travesía desde Rota hasta Ferrol donde comenzará la segunda fase de desactivación, en el Arsenal de Ferrol, que durará hasta finales de junio.

Actualmente, en Rota, ya se está realizando la llamada fase previa de inmovilización en la que se está elaborando un listado de sus sistemas, equipos y materiales. Una fase durante la que también se desembarcarán los repuestos y pertrechos que no son indispensables para la seguridad y el tránsito de Rota a Ferrol; como son la munición; el combustible que no sea necesario así como sus embarcaciones menores y vehículos aéreos. Ello permitirá simplificar el manejo del buque para que la travesía desde Rota a Ferrol pueda realizarse con una dotación de apenas 220 personas -la habitual ha sido de 596, aunque en operaciones internacionales ha llegado a disponer hasta de 800-.


Tras su llegada a Ferrol comenzará la segunda fase de desactivación en el Arsenal de la Armada. Unas instalaciones elegidas por su idoneidad para el desarme por la disponibilidad del muelle, capacidad para realizar de la forma más sencilla su desmilitarización y, también, por su bajo coste. 

Esta etapa, que tendrá lugar de hasta finales de julio y recibe el nombre de período de desarme y valoración, conllevará el cese de la actividad operativa del buque, momento en el que se procederá a clasificar sus sistemas, equipos y materiales como 'útiles' o 'inútiles'. Los equipos 'útiles' se desmilitarizarán o se desmontarán para poderlos usar en otros buques de la Armada. Ya con el buque desmilitarizado, se procederá a su valoración y subasta del buque.

Un portaaviones con 25 años de historia

El Príncipe de Asturias entró en servicio en la Armada en 1988, relevando al antiguo Dédalo. En el momento de su construcción representó toda una revolución en el desarrollo de este tipo de portaaviones de tamaño reducido, con características que, aún hoy en día, no han sido superadas por otros buques de su clase. La importancia del 'Príncipe de Asturias' no ha radicado sólo en su diseño sino también en su capacidad operativa. De hecho, gracias al 'Príncipe de Asturias' la marina española ha sido una de las pocas del mundo que puede desplegar un grupo de combate aeronaval a disposición de organizaciones como la OTAN o la UE, así como garantizar cualquier operación en el marco de la defensa nacional.

Integrado en el Grupo-2 de la Fuerza de Acción Naval de la Flota, encargado de proporcionar a la Armada la capacidad de proyección sobre tierra, el Príncipe de Asturias ha trabajo de forma coordinada con los buques anfibios 'Castilla', 'Galicia' y 'Juan Carlos I'.

Entre sus características más llamativas destacan su eslora de 198 metros con un desplazamiento de 16.700 toneladas. Su cubierta de vuelo con 175 metros de largo por 29 metros de manga dotan al Príncipe de Asturias de una plataforma de 5.000 metros cuadrados, que permite el despegue de aviones y helicópteros.

Además, gracias a sus dos turbinas de gas General Electric LM 2500, con 46.400 CV, puede alcanzar una velocidad máxima de 25 nudos, con una autonomía de 7.000 millas.

Fuente: http://www.ateneadigital.es