Relevo de generaciones: armamento de vanguardia para el caza T-50


истребитель пятого поколения Т-50 полет испытание

El caza T-50 rendirá ya las pruebas oficiales en la primavera de 2013. Casi simultáneamente con el nuevo aparato se fabricará nuevo armamento.
En Rusia pasan las pruebas los novísimos misiles de la familia “aire-aire”, adaptados para su empleo en aviones de la quinta generación.

T-50, avanza el caza de quinta generación

Hace cerca de tres años que continúan las pruebas del último caza ruso, el T-50, cuyo primer vuelo data de enero de 2010. En las pruebas de fábrica participan hoy ya cuatro aparatos, y en los próximos meses se sumará un quinto avión. Las pruebas mismas están pasando a una nueva etapa. Desde el aeródromo del Instituto Gromov, en Zhukovski, los T-50 volarán hasta el Centro estatal de pruebas del Ministerio de Defensa, en Ajtubinsk, en la cuenca baja del Volga. En esa base comenzarán ya las pruebas estatales del aparato, lo que precede directamente a su entrega a las tropas y al servicio activo en la Fuerza Aérea. Todos los ejemplares de prueba posteriores de los T-50, y en 2013 se planea el despegue de cuatro aviones, volarán ya desde el aeródromo de la planta directamente hasta Ajtubinsk. En este polígono existen las condiciones, incluidas las necesarias para las pruebas con empleo de armamento, lo que servirá para hablar del T-50 como de un caza de combate.

La producción en serie de los T-50 debe comenzar el 2015-2016 (lo más probable es que a esa altura reciba ya el índice militar Su). Si la Fuerza Aérea va a recibir, antes de fines de década, como está planificado, cincuenta de estos aparatos, en combinación con los suministros de Su-35S, Su-30SM, y de otros nuevos y modernizados aviones, ello servirá para reemplazar del todo el parque existente de Su-27, de construcción soviética, cuya media de edad superó ya hoy los veinticinco años. En total, la Fuerza Aérea de Rusia debe recibir unos doscientos cazas T-50 entre 2010 y 2020.

Misiles de nueva generación también

Una particularidad del avión de quinta generación es la ubicación interna del armamento, lo que predeterminó la necesidad de la creación de la familia de nuevos misiles y de bombas guiadas. Para el combate aéreo están destinados los misiles RVV-MD y RVV-SD, para una distancia pequeña de hasta cuarenta, y media, de hasta ciento diez kilómetros respectivamente. Funcionarios de la corporación “Armamento balístico táctico” señalaban que el trabajo en estos misiles debe estar terminado en 2012-2013. Actualmente están pasando las pruebas. En los próximos años debe ser creado también el misil de nueva generación de gran distancia. Este servirá para abatir objetivos tales como bombarderos estratégicos, aviones cisternas, y los aviones guiados por sistemas AWACS, de alerta temprana y control aerotransportado, a una distancia de hasta trescientos kilómetros.

Los T-50 recibirán también nuevos misiles “aire-tierra”, de los que algunos están ya en la producción, como por ejemplo, el X-31PD, destinado para destruir radares. El caza cargará, en perspectiva, toda una nomenclatura de distintos armamentos, incluidos misiles ligeros antibuques y bombas aéreas dirigidas de distintos calibres.

En los hechos, hoy se puede hablar realmente de la realización del programa PAK FA, sigla rusa que comprende un promisorio complejo de aviación táctica, dentro del que la Fuerza Aérea recibirá no solo un nuevo avión, sino además un nuevo armamento y una nueva infraestructura terrestre, que garantice el empleo y el servicio de los T-50.