Rusia somete al “Lince” a nuevas pruebas en el marco de un controvertido contrato de adquisición

‘Ris’ (Lince)


El nuevo ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, que sustituye en el cargo a Anatoli Serdiukov, quiere poner fin a la polémica suscitada en torno al contrato de adquisición de vehículos blindados “Lince”, firmado con la italiana Iveco, que suscitó fuertes críticas por resultar ganador frente a la opción de blindados rusos GAZ-2330 “Tigr” (Tigre), que quedaron descartados rompiendo el principio ruso de dar preferencia siempre al material bélico salido de sus factorías. Según informa la agencia rusa Ria Novosti, el destino de los blindados estará ligado a los resultados de nuevas pruebas comparativas que se realizarán durante los próximos meses.

GAZ-2330 “Tigr” (Tigre)

El ex ministro de Defensa ruso, Anatoli Serdiukov, se habría decantado por el blindado italiano en virtud del buenhacer mostrado por éste en su despliegue en los conflictos de Irak y Afganistán. Sin embargo, el hecho de descartar con esta decisión al GAZ-2330 “Tigr”, producto nacional, un 70 por ciento más barato, con una buena respuesta en las pruebas comparativas como todoterreno y en el que muchos veían una mejor opción para el Ejército ruso, generó una agria polémica. Ésta se vio aderezada por no incluir el contrato, firmado con Iveco en 2011, ni el mantenimiento de los blindados después de su ensamblaje, ni el suministro de piezas de repuesto, ni el adiestramiento del personal ruso por los especialistas italianos.

Así las cosas, el actual viceministro de Defensa, Yuri Borísov, que  sustituyó a Sujorúkov en noviembre pasado, ha comunicado que  se sostendrán negociaciones adicionales con Iveco, si bien en diciembre pasado  afirmaba que el Ministerio de Defensa ruso no tenía intenciones de revisar este contrato, que fijaba el suministro de 358 vehículos Iveco LMV, bautizados como ‘Ris’ (Lince).

En el marco del Programa Nacional de Armamento para 2011-2020, el Ministerio ruso de Defensa planea adquirir 1.775 vehículos blindados polivalentes hacia 2015 por un precio de 1.000 millones de dólares, pero no necesariamente de los modelos fabricados por Iveco. En diciembre pasado, Shoigu ordenó llevar a cabo una nueva serie de pruebas comparativas de los vehículos italiano ‘Ris’ (Lince) y el ruso ‘Tigr-M’ modernizado, equipado con el nuevo motor diesel fabricado en Rusia, el YaMZ-534, con un blindaje reforzado y protección contra las amenazas nucleares, biológicas y químicas. Las pruebas se realizarán en el primer trimestre de 2013. En el marco de éstas, se ensayará el blindaje de los vehículos.

YaMZ-534

Según detalla Ria Novosti, los primeros 57 vehículos “Lince” fueron ensamblados el año pasado en una planta situada en Vorónezh, en el sur de Rusia, con un 10% de componentes de fabricación local. Los restantes vehículos se ensamblarán en 2013 en la nueva planta automotriz Kamaz, en la república de Tartaristán, con la capacidad de ensamblar hasta 500 vehículos Iveco LMV al año. Según los representantes de KAMAZ, en esta etapa se utilizará del 50% al 80% de los componentes de fabricación local.