Helicópteros para Rusia con tecnología anglo-italiana



El Ministerio de Defensa de Rusia planea comprar en 2013 siete helicópteros polivalentes AgustaWestland AW139, el valor del contrato asciende a 630 millones de rublos (unos veinte millones de dólares).
Los aparatos italo-británicos ensamblados en Rusia se convertirán en los primeros helicópteros extranjeros al servicio del Ejército ruso.

Los helícopteros ligeros, como el AW139, siempre han representado un problema en la URSS y en Rusia. En la época soviética la flota de helicópteros ligeros sólo estaba representada por el modelo Mi-1 (1950-1965) y su versión modernizada Mi-2, que se produjo en serie hasta 1998. El principal fabricante de estos aparatos ligeros desarrollados en la URSS fue la empresa polaca PZL-Swidnik, pero la desintegración del Pacto de Varsovia y la Unión Soviética puso fin a la cooperación ruso-polaca en materia de construcción de helicópteros y Rusia inició varios proyecto propios del desarrollo de los aparatos de esta clase.

Todos ellos - el Mi-34 que reemplazó al Mi-2, el helicóptero ligero de entrenamiento “Ansat” y el multifuncional Ka-60 “Kasatka” – tienen algo en común: la industria nacional no pudo ofrecer ningún motor ligero fácilmente adaptable a los helicópteros pequeños. Por eso ninguno de los desarrollos llegó a producirse en serie. El proyecto del Mi-34 seguramente será cancelado. La construcción del “Ansat” con un motor extranjero se limita a series pequeñas por encargo del Ministerio de Defensa. El Ka-60 fue transformado radicalmente dando lugar a una versión nueva, el Ka-62.


Este aparato tiene un futuro prometedor: al Ka-62 están ligadas las esperanzas de ampliar sensiblemente el surtido de helicópteros que exporta Rusia. La compañía Helicópteros de Rusia ya firmó el primer contrato de exportación de este modelo a Brasil en 2015. Los militares rusos también están interesados de adquirir estos helicópteros, aunque el primer vuelo del aparato no se realizará hasta agosto de 2013.

Así que la creación de la empresa mixta HeliVert por AgustaWestland y el holding Helicópteros de Rusia, que firmaron un acuerdo para la producción conjunta de helicópteros en la localidad de Tomílino cerca de Moscú, es una respuesta lógica ante las necesidades del mercado.

Los primeros AW139 en el ejército ruso se empleará para las necesidades corporativas y también como un transporte VIP, así como para trabajos en la plataforma continental, operaciones de rescate y la lucha contra incendios, misiones encomendadas hasta ahora al modelo Mi-8. Sin embargo, la situación económica de Rusia no permite usar para cualquier cosa el aparato de trece toneladad de peso y hasta diez millones de dólares de coste. Por lo tanto, la fabricación de AW139 en Rusia podría ser la mejor solución que permitirá suplir la insuficiencia de los helicópteros ligeros que cada vez tienen más demanda.