ENAER entregó un T 35 Pillán a la Fuerza Aérea de Chile


En un acto presidido por el Comandante en Jefe de la FACh, General del Aire Jorge Rojas Ávila, acompañado de parte del Alto Mando Institucional, el pasado viernes se llevó a efecto, en la Base Aérea El Bosque, la ceremonia de entrega de una nueva aeronave de instrucción T 35 Pillán (Matricula 751) por parte de la Empresa Nacional de Aeronáutica (ENAER) a la Fuerza Aérea de Chile. 


En su discurso el Director Ejecutivo de ENAER, General de Brigada Aérea (I) Henry Cleveland Cartes señaló que "este avión reforzará la flota donde las futuras generaciones de aviadores militares aprenderán a volar e introducirse en el completo y tecnológico mundo del arma aérea". Agregó que “con esta entrega, ENAER ha completado 134 aviones Pillán construidos y en los próximos meses entregaremos cinco aeronaves que se encuentran en línea de montaje”.

"Seguiremos trabajando con fuerza y energía porque la Empresa Nacional de Aeronáutica es y seguirá siendo un pilar fundamental para nuestra Fuerza Aérea y para el poder aéreo nacional", finalizó el General Cleveland.

Posteriormente, el Comandante del Comando Logístico, General de Aviación Manuel Quiñones Sigala, y el Director Ejecutivo de ENAER, firmaron el acta de entrega de la aeronave, para luego invitar al General Rojas a efectuar el corte de cinta que libera al avión T 35 Pillán del hangar en que estuvo durante su proceso de fabricación y dar paso al cumplimiento de su misión en la formación de los futuros pilotos de la FACh.

Tras la ceremonia, el General Rojas se refirió a la entrega de este avión, señalando que tiene dos significados: “por una parte, permite una revitalización de ENAER y además, ayuda a la Fuerza Aérea a renovar parte de la flota de aviones de instrucción, lo cual hace que la Institución pueda proyectar la vida Pillán por lo menos hasta el año 2025. El nuevo aparto cubrirá las pérdidas sufridas en los 28 años de operaciones de los Pillán en Chile.


Historia del T 35 Pillán

Por la obsolescencia del material de instrucción de la FACh (T-34 Mentor), a fines de los años 70, nació la idea de fabricar una aeronave nacional, solicitándole a la Industria Aeronáutica Nacional, la cual se llamaría más tarde ENAER, la realización de estudios y factibilidad de contar con un avión entrenador para cumplir con los procesos de formación. En 1980 se inició un programa que consideró el diseño y desarrollo del Pillán, para luego, dos años más tarde, el T 35 realizar sus primeros vuelos públicos, presentándose en la entonces llamada Feria Internacional del Aire (FIDA).