Simulación, el otro entrenamiento de las Fuerzas Armadas



Menor costo y mayor eficacia operativa. Esos son los principales beneficios que ofrecen los simuladores que están empleando las Fuerzas Armadas de España para la formación y el adiestramiento de sus hombres.

Esa es una de las primeras conclusiones de la Jornada Técnica de Simulación que se ha iniciado esta mañana en el Salón Homsec 2013, en Ifema (Madrid).

El teniente coronel Marcelino Ballesta Hernández, del Ejército de Tierra, ha explicado, en su exposición, que actualmente se está trabajando en una nueva directiva para permitir que los simuladores, además de ser un método de enseñanza, se utilicen para analizar incidentes reales y así aprender de los errores cometidos.

Por su parte, los simuladores se han convertido en instrumentos fundamentales para la formación de los pilotos españoles, puesto que cada vez son más reales y les permiten interactuar con situaciones similares a las que se encontrarán en el terreno. Así lo ha asegurado el general Miguel Ángel Martín Pérez, jefe de la División de Planes del Estado Mayor del Ejército del Aire.

"La simulación también disminuye los costos operacionales y eso es muy importante, teniendo en cuenta que cada vez hay más reducciones del presupuesto de defensa", afirmó el general Martín.

Para el capitán de Navío Carlos Martínez Merello, jefe de la Flotilla de Submarinos y director de la Escuela de Submarinos de la Armada, la simulación contribuye a mejorar los procedimientos y el desempeño de las unidades, ya que permite hacer ensayos para mantener la seguridad de los barcos y salvar vidas.

Sin embargo, el capitán ha insistido en que los simuladores no pueden reemplazar el entrenamiento real de los marinos. "Ayudan mucho, pero no podemos decir que sean la panacea".