China expresa su "firme oposición" al informe del Pentágono sobre ciberespionaje


Ordenador.

China ha expresado su "firme oposición" al informe anual del Pentágono al Congreso de Estados Unidos, según el cual las Fuerzas Armadas del gigante asiático han atacado sistemas informáticos públicos y privados del país norteamericano, entre otros.

   "Nos oponemos firmemente a este informe. Ya hemos hecho las gestiones oportunas ante Estados Unidos", ha dicho la portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Hua Chunying, en la rueda de prensa diaria, según ha informado la agencia de noticias Xinhua.

   Hua ha considerado que el Pentágono ha criticado injustamente el normal y justificado desarrollo militar de China, dañando la confianza y la cooperación entre ambos países. "Las acusaciones infundadas y las especulaciones solamente socavan los esfuerzos de diálogo", ha indicado.

   "El necesario y moderado desarrollo de las Fuerzas Armadas, que aborda las necesidades del país, está completamente destinado a salvaguardar nuestra independencia, soberanía e integridad territorial", ha subrayado.

   Además, la portavoz gubernamental ha reiterado que China "se opone firmemente a cualquier ataque informático", por lo que "está dispuesto a mantener unas conversaciones sinceras y constructivas con Estados Unidos sobre ciberespionaje".

INFORME DEL PENTÁGONO

   Según el informe del Pentágono al Congreso, "en 2012 numerosos sistemas informáticos de todo el mundo, incluidos los del Gobierno de Estados Unidos, han sido objeto de continuas intrusiones, algunas de las cuales parecen ser directamente atribuibles al Gobierno y a las Fuerzas Armadas de China".

   La objetivo principal de estos ataques informáticos sería robar tecnología industrial, pero también para "dibujar un cuadro sobre las redes estadounidenses de Defensa y de las capacidades militares que podría ser explotado durante una eventual crisis bilateral".

   Además, el Pentágono ha advertido de que China está invirtiendo en tecnología informática para blindar los sistemas de vigilancia militar estadounidenses con el fin de expulsarlos gradualmente de su territorio hasta tenerlos a 2.000 millas de su costa.

    El Pentágono también se ha referido a otro tipo de inversión. "China sigue aprovechando las expediciones empresariales, los intercambios académicos y los conocimientos de los chinos repatriados para aumentar el nivel de su tecnología y experiencia con el fin de apoyar la investigación militar", ha indicado.

   Asimismo, ha destacado la importancia que el ciberespionaje está adquiriendo en la doctrina militar china, en la que destacan obras como 'Ciencia de la estrategia' y 'Ciencia de las campañas', que lo identifican con la forma más efectiva de derrotar a un enemigo fuerte.

PRIMERA ACUSACIÓN DIRECTA

   Aunque en el pasado ya han surgido informes de empresas privadas que apuntaban a los militares chinos como autores de la numerosos ataques informáticos contra otros gobiernos, es la primera vez que el Gobierno estadounidense lo hace directamente.

   Se desconoce por qué el Gobierno de Barack Obama ha elegido hacerlo a través del informe anual del Pentágono al Congreso. Fuentes de la Casa Blanca consultadas por el New York Times a este respecto, han subrayado que se trata de un informe "profundamente coordinado".

   Fuentes gubernamentales han informado también de que el ciberespionaje se está convirtiendo en uno de los ejes de las relaciones bilaterales y que ha sido el tema central de los últimos viajes del secretario del Tesoro, Jacob Lew, y del jefe del Estado Mayor, el general Martin Dempsey, a China.