Continúan los combates entre Ejército y rebeldes del M23, cuyo portavoz asegura que no pretenden ocupar Goma

Tropas del gobierno congoleño marchan hacia el este de la RDC

Los combates entre el Ejército de la República Democrática del Congo (RDC) y el grupo rebelde Movimiento del 23 de Marzo (M23) han proseguido este miércoles por tercera jornada consecutiva, según han informado fuentes locales citadas por Radio Okapi, emisora vinculada a la misión de la ONU (MONUSCO).

   Los enfrentamientos han continuado en la localidad de Mutaho, situada a diez kilómetros de la capital de Kivu Norte, Goma, según las mismas fuentes, que han precisado que ambas partes han utilizado armamento pesado y que los rebeldes han contado con el apoyo de carros de combate.

   Aparte, se han oído impactos de obús en algunos barrios periféricos de Goma, con la consiguiente preocupación para los habitantes de la ciudad y del territorio vecino de Nyiragongo. Al respecto, el presidente de la sociedad civil de Nyiragongo, Jean-Claude Mambo Kawaya, ha querido tranquilizar a la población asegurando que "la situación está bajo control del Ejército".

   Asimismo, el portavoz del M23, Vianney Kazarama, ha asegurado, citado por Radio Okapi, que el grupo rebelde no tiene ninguna intención de ocupar Goma y que su único objetivo es expulsar a los militares de Mutaho.

   Al menos 19 personas han muerto --quince rebeldes y cuatro soldados-- y otras 27 han resultado heridas --21 insurgentes y seis militares-- por los combates registrados desde el lunes entre el Ejército y el M23 en Mutaho, según informó ayer martes el portavoz del Gobierno, Lambert Mende. El M23 ha rechazado este balance y ha informado de dos militares muertos y de "solo dos heridos" entre sus filas.

   Como es habitual, ambos bandos se han acusado mutuamente de la ruptura de las hostilidades. El M23 --un grupo dominado sobre todo por miembros de la comunidad tutsi y que ocupó Goma entre finales de noviembre y principios de diciembre a pesar de la presencia de miles de soldados de la MONUSCO-- ha negado que sus milicianos hayan atacado al Ejército y su líder político, Bertrand Bisimwa.

   Asimismo, Bisimwa ha asegurado que los enfrentamientos del lunes comenzaron con una simple escaramuza entre el M23 y las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR, un grupo rebelde hutu ruandés radicado en el este de la RDC), que fue seguida de un bombardeo de sus posiciones por parte del Ejército.

   El gobernador de Kivu Norte, Julien Paluku, ha respondido que estas declaraciones del M23 son "una mentira" y forman parte de una "campaña de intoxicación" por parte de los rebeldes, consistente en acusar al Gobierno de "haber elegido la opción militar".