Eurofigther necesita consolidar sus campañas de exportación para asegurar su cadena de producción más allá de 2018



En el éxito de las actuales campañas de exportación del consorcio Eurofighter radica la supervivencia de la cadena de producción del avión de combate europeo. Los recortes presupuestarios en Europa y la pérdida del concurso indio, donde aún queda una puerta abierta al no haberse cerrado el contrato entre el Gobierno indio y Dassault por los Rafale, vendidos a muy bajo precio, fuerzan la máquina de una actividad exportadora que hoy se centra en Corea, Omán, Dinamarca, Malasia y Emiratos Árabes Unidos. 

El coreano, conocido como Programa F-X, pretende adquirir 60 aviones de combate por un importe que alcanzaría los 7.000 millones de euros y donde Eurofighter compite con el Boeing F-15 Silent Eagle y el Lockheed Martin F-35 Lightning II. Todos serán evaluados bajo 4 criterios principales (coste, capacidad, interoperabilidad con las fuerzas surcoreanas y beneficio industrial) y otros 150 criterios secundarios. Según fuentes del sector, en 2012 era más que probable que el gobierno coreano reparta el pedido entre dos fabricantes, por lo que el objetivo que se ha fijado Eurofighter es tratar de hacerse con un contrato de entre 30 y 40 unidades de su caza. Hoy en día, la amenaza de Corea del Norte y el rol desempeñado por EEUU en esta crisis como gran aliado del Sur podría decantar esta decisión en pro de la oferta norteamericana, unida a la agresiva campaña política que ejerce el gobierno norteamericano con contraprestaciones industriales e importantes descuentos en otros sistemas de armas. La oferta comercial en Corea está liderada por Cassidian España, basado en un sistema de producción conjunta de los aviones de combate. De materializarse este concurso, la planta de EADS en Getafe sería una de las grandes beneficiadas, ya que tiene la responsabilidad de fabricar el ala derecha de todos los Eurofighter.

En el último trimestre de 2012 un comité de hasta 24 expertos coreanos estuvo evaluando las capacidades del Eurofighter. El comité se dividió en 5 grupos para cubrir de forma más profunda más disciplinas más relevantes. Visitaron en su evaluaron las instalaciones que Eurofighter posee en Getafe, Sevilla, Morón, Torrejón, Warton, Ulm, Manching y Munich y realizaron más de 20 horas de vuelo en varios tipos de misiones como ataque aéreo, ataque a tierra o combate asimétrico.


En Dinamarca, existe actualmente mucho debate político sobre la continuación en el programa F-35 JSF debido a los continuos problemas técnicos, incrementos de costes, retrasos en las entregas y un retorno industrial que está siendo menor del inicialmente previsto. El pedido inicial danés contemplaba la adquisición de 85 F-35 Joint Strike Fighter para sustituir y ampliar la cobertura que proporcionan sus 68 General Dynamcs F-16, aunque actualmente sólo 24 unidades se encuentran operativas debido a problemas de mantenimiento y falta de piezas de repuesto. Sin embargo, esta cifra se redujo a 55 en 2012 y actualmente se está discutiendo entre los partidos políticos reducirlo a 30-36 unidades. Aunque realmente el presupuesto que se podría aprobar para esta adquisición rondaría los 3.720 millones de euros, lo cual no llega para adquirir 36 F-35. Eurofigther ha sido invitada, hace escasas semanas, a reentrar en la puja ofertando 30 cazas.

En el caso de Omán, el 21 de diciembre de 2012 se firmaba el contrato con el Sultanato de Omán para la entrega de 12 Eurofighters Tranche 3 que se combinarán con ocho entrenadores BAE Systems Hawk AJT. Aunque todavía no se conoce oficialmente el montante total del contrato, fuentes cercanas al gobierno británico estiman que supondrán unos ingresos de 2500 millones de euros en los próximos 30 años. Las entregas comenzarán seguramente en 2015. 

Respecto de Emiratos Árabes, el consorcio europeo ya está en conversaciones con las autoridades locales para afrontar un potencial pedido de 60 aviones de combate. La flota actual de Emiratos Árabes se sustenta fundamentalmente en el F-16 Block 60, del que cuentan con 79 unidades, y en el Dassault Mirage 2000 del que cuentan con 68 unidades, aunque 30 de ellas son relativamente nuevas al ser adquiridas en 1998. La Fuerza aérea de los Emiratos Árabes Unidos en realidad representa la fusión de las fuerzas aéreas del Emirato de Dubai y de Abu Dabi, que se hizo efectiva en 1999, aunque ambas poseen un pequeño grado de autonomía en el comando de operaciones entre el Comando Aéreo del Oeste, en Abu Dabi y el Comando Aéreo Central, localizado en Dubai. 

Malasia es el otro gran potencial comprador del Eurofighter y se encuentra ya en conversaciones para renovar su flota de 18 Mig-29N/NUB que adquirió en 1995 con el fin de dotar a sus fuerzas aéreas de capacidad de superioridad aérea. El gobierno de Malasia y el británico, que lidera la campaña de exportación en este país, llevan varios años de estrecha colaboración en varios ámbitos industriales.