Ministro de Defensa, Pedro Morenés: 'Las fuerzas afganas están plenamente preparadas e instruidas'


Morenés recibe un obsequio de los oficiales afganos. | Ministerio de Defensa

Él les ha colmado de elogios y ellos han respondido con amplias sonrisas y varios regalos. De país amigo a país amigo, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha inaugurado este lunes un curso en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (Ceseden) para militares de Afganistán, que se enmarca dentro de los esfuerzos de pacificación y reconstrucción que España lleva haciendo más de una década en el país asiático.

"Las fuerzas afganas están plenamente preparadas e instruidas", ha dicho el ministro al grupo de afganos, formado por 23 oficiales del ejército y la policía y un diplomático, y entre los que hay cinco generales. Según ha dicho Morenés, las fuerzas de Afganistán ya son capaces de "generar estabilidad" y proporcionar seguridad allí donde ese trabajo era hasta ahora realizado por las tropas internacionales, entre ellas las españolas. Paso esencial para poder transferirles esas funciones a los afganos, replegarse y poner fin a 10 años de misión militar, que es en lo que está inmersa España en estos momentos.

La formación de las fuerzas afganas ha sido una de las principales tareas de la misión en los últimos tiempos y así lo ha destacado Morenés, que ha proclamado que "tras muchos años de dedicación recogemos los frutos de tanto esfuerzo". Algo que, según ha afirmado, se percibe en la "gratificante" evolución que han tenido las fuerzas afganas desde la caída del régimen talibán en 2001.

En la provincia de Badghis, donde está desplegado el grueso del contingente español en Afganistán, los soldados locales ya llevan la iniciativa en las operaciones contra los talibán y funcionan de manera "casi autónoma", ha dicho Morenés, reseñando que los militares españoles se limitan a proporcionar asesoramiento.

Bajo esta premisa, Defensa ha acelerado este año el repliegue de los 1.500 efectivos que mantenía hasta inicios de 2013 en el país, de tal manera que a finales de este año España habrá abandonado la provincia de Badghis y el año que viene pondrá fin a la misión de forma definitiva. Aun así, España "no abandonará al noble pueblo afgano", ha prometido Morenés a los militares presentes, ya que mantendrá algunos elementos militares y de ayuda al desarrollo.

Los oficiales afganos han recibido las palabras de Morenés con gran satisfacción y en el café/té posterior le han entregado multitud de regalos, incluyendo varias alfombras tradicionales. Estarán en España cuatro semanas, el tiempo que dura el curso en el Ceseden, en el que reciben varias clases y visitan unidades de las Fuerzas Armadas.