Defensa cerrará 86 instalaciones hasta 2017 y aplaza la decisión sobre el futuro de las academias militares


El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, ha presentado en la Comisión de Defensa del Senado el informe "Propuesta de Racionalización y Utilización Eficiente del Patrimonio Inmobiliario del Ministerio de Defensa" (PREPIDEF), que recoge el plan de Defensa de cerrar, en los próximos tres años, 86 instalaciones para ahorrarse 15 millones de euros anuales de gastos corrientes, seguridad y mantenimiento.

Sin embargo, Defensa aún no ha tomado ninguna decisión sobre otras 94 instalaciones, relacionadas con la acción social, la enseñanza y la logística, una resolución que ha pospuesto para una segunda fase del informe. El efecto de la propuesta sobre la plantilla será, según Defensa, "muy limitado" porque "se trata de una reorganización de infraestructuras, sin modificación de las competencias actualmente atribuidas a las unidades".

Las 86 instalaciones que se cerrarán en la primera fase de la propuesta, en la que un grupo de expertos de los Ejércitos y la Armada, dirigidos por el teniente general José Enrique Aparicio, ha trabajado en los siete últimos meses, incluye el traslado a otras instalaciones de las subdelegaciones de Defensa de cada provincia, una reducción del tamaño de algunas de las instalaciones en uso y la cesión del Hospital Militar 'San Carlos', situado en San Fernando (Cádiz).

40 millones en traslado de personal y adecuación de instalaciones

Además, esta primera fase implica una reorganización de centros en Madrid, del Órgano Central, el Estado Mayor de la Defensa, el Ejército de Tierra y la Armada. Para completarla, Defensa prevé una inversión de unos 40 millones de euros para los gastos del traslado del personal y del material y para los gastos de adecuación o de construcción de obra nueva en la nueva ubicación. En esta fase está incluida, por ejemplo, el traslado del Mando de Operaciones a las instalaciones que hasta ahora ha ocupado el cuartel general de la OTAN en Madrid y que pasarán a ser de Defensa el 1 de enero de 2014.

El informe tiene una segunda fase en la que se han señalado 77 instalaciones que son susceptibles de ser "liberadas" pero que, según ha explicado Argüelles, son "aún objeto de análisis de detalle y de definición en relación con las otras variables". Estas infraestructuras están relacionadas con la acción social de las Fuerzas Armadas, como residencias militares, clubes o colegios mayores; con la enseñanza, como la Academia General Basica de Suboficiales de Talarn o las especiales de las Armas del Ejército de Tierra; y con la base logística de las Fuerzas Armadas.

Esta segunda fase supondría un ahorro estimado en 37 millones de euros anuales, pero también obligaría a una inversión mucho mayor, de unos en 847 millones de euros. Entre otras actuaciones, la segunda fase podría incluir la puesta en marcha del plan de la nueva organización logística del Ejército de Tierra (NOGAL), que según explicó a finales del año pasado el entonces jefe del Mando de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra, general Luis Villanueva, requeriría de una inversión de 324 millones de euros y supondría el recorte de 1.600 puestos de trabajo y un ahorro de 16 millones de euros anuales.

Defensa gastó 976 millones de euros en sus infraestructuras entre 2008 y 2012

El Ministerio de Defensa dispone de 1.046 instalaciones que, según ha detallado el secretario de Estado, se reparten entre un 4,6% en Bases Aéreas; un 53% en centros de adiestramiento, maniobras y enseñanza; y un 24,8% en bases de fuerzas. Sin embargo, el 80% del personal de las Fuerzas Armadas se agrupa sólo en 102 de las infraestructuras actuales, ya que 608 de éstas no cuentan con personal.

El secretario de Estado ha explicado que Defensa gastó en sus infraestructuras, en el periodo 2008-2012, 976 millones de euros, de los que el 60% se destinó a la inversión y el 40% a mantenimiento. Además, gastó 48 millones más en el alquiler de instalaciones ajenas. "Son cifras importantes, que justificaban un estudio en profundidad de la materia", ha subrayado Argüelles, que ha destacado que el informe de la Oficina liderada por el general Aparicio se basa en "la satisfacción eficiente de las necesidades operativas de las Fuerzas Armadas" y en la "búsqueda de una utilización conjunta de instalaciones".

En total, una vez que se completen las dos fases de la propuesta, y si se mantienen las cifras de la segunda fase, que "son orientativas", Defensa podría ahorrar hasta 52 millones de euros anuales con el cierre total de 163 instalaciones y el cierre parcial de otras 18. Al ahorro, habría que sumarle los ingresos que podría obtener por la venta de estas instalaciones, que no están recogidos en el informe. "Se están analizando medidas que permitan dinamizar la comercialización de estas propiedades", ha reconocido Argüelles, "ya que los gastos asociados, como seguridad, seguros de responsabilidad civil o delimitación perimetral constituyen una cifra importante".

El informe ha identificado, además de las 163 instalaciones que pueden ser cerradas completamente, otras 358 propiedades que no exigen de ninguna actuación y que han sido catalogadas como "innecesarias y listas para su enajenación". Si se completa el plan presentado hoy, Defensa renunciaría a 6.936 hectáreas de su patrimonio, lo que le supondría perder hasta un 20,6% del suelo urbano que tiene actualmente y un 4.5% del suelo rústico. Además, Argüelles ha recordado que la pasada semana se presentaron las conclusiones de la Comisión de Reforma de la Administración Pública, que recoge 6.905 viviendas y otros 1.265 inmuebles y solares del Ministerio de Defensa que ya se encuentran a disposición del Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (INVIED) para su venta.