La Armada pone fin a su presencia en el Líbano


El pasado viernes, en el Tercio de Armada de San Fernando (Cádiz), se recibía a los componentes de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina para el Líbano (FIMEX LH-XVIII), y a un Equipo de Control Aerotáctico de la Fuerza española en Afganistán (ASPFOR XXXII), tras finalizar su despliegue y participación en las operaciones “Libre Hidalgo” y “Romeo Alfa”, respectivamente. Con el repliegue de los cuarenta y cuatro infantes de Marina del Tercio de Armada que, durante seis meses, han formado parte de la Fuerza Provisional de Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL), la Armada ha puesto fin a casi siete años de presencia en el Líbano.

En septiembre de 2006, la Armada fue la primera en aportar efectivos a la participación española en la misión de Naciones Unidas en aquel país, desarrollada como consecuencia de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU. Durante este periodo, casi 800 marinos, en su mayoría infantes de marina, han contribuido, junto con otras unidades del Ejército de Tierra y de otros países, a garantizar la paz y la seguridad en la zona tras el recrudecimiento del conflicto entre el Líbano e Israel en julio y agosto de 2006. Actualmente la Infantería de Marina mantiene todavía otro equipo similar desplegado en la provincia afgana de Badghis en apoyo a las operaciones en curso.


La Infantería de Marina en Líbano

En un principio, el Consejo de Seguridad creó la Fuerza Provisional de Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL) en marzo de 1978 para confirmar la retirada de Israel del Líbano, restaurar la paz y la seguridad internacionales y ayudar al Gobierno del Líbano para que restableciese su autoridad efectiva en la zona. 

Tras la crisis de julio y agosto de 2006, el Consejo aumentó los efectivos de la FPNUL y decidió que, además de su mandato original, la FPNUL supervisase el cese de las hostilidades; acompañase y apoyase a las Fuerzas Armadas del Líbano durante su despliegue en el Líbano Meridional; y extendiese su asistencia a ayudar a garantizar el acceso humanitario a las poblaciones civiles y el regreso voluntario y seguro de las personas desplazadas.

En septiembre de 2006, la Armada fue la primera en aportar efectivos a la participación española en la misión de Naciones Unidas en el Líbano, como consecuencia de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU. 

La Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina para el Líbano (FIMEX-L), constituida sobre la base de un Batallón Reforzado de Desembarco, se alistó y desembarcó al sur del país en un corto espacio de tiempo. Tras solo quince días de preparación para el despliegue, la FIMEX-L desembarcó en las playas libanesas y apenas diez días más tarde se encontraba totalmente operativa. 

En el mes y medio que permaneció en la zona de operaciones, antes de ser relevados por la Legión, los infantes de Marina de la FIMEX-L recorrieron más de 120.000 kilómetros y realizado más de 540 patrullas. También se desarrollaron labores de ayuda humanitaria, como asistencia médica a la población civil y desactivación de artefactos sin explosionar.

Tras el repliegue de la FIMEX-L a territorio nacional, la Armada ha mantenido hasta hoy  su presencia, casi de forma ininterrumpida, al sur de río Litani mediante la aportación de fuerzas al contingente español integrado en la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano.

Las primeras contribuciones de la Infantería de Marina se basaron en efectivos de Operaciones Especiales que se integraban en las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) de las distintas Brigadas para el Líbano (BRILIB). En torno a 70 boinas verdes de Infantería de Marina desplegarían con diversos cometidos entre los años 2007 y 2010 total.

A partir de entonces, las siguientes aportaciones consistieron en un Subgrupo Táctico, denominado FIMEX LH, que se integró en las distintas BRILIB generadas por el Ejército de Tierra. La fuerza efectiva giraba en torno a 116 militares distribuidos en el Cuartel General de la Brigada (5), Plana Mayor del Grupo Táctico (1), un Grupo de Equipos de Desactivación de Explosivos (7), y una Compañía de Infantería de Marina (103). 

Desde noviembre del pasado año, se redujo el contingente para quedar constituido en una Sección de fusiles y personal integrado en el Cuartel General de la Brigada (44 militares).