El buque «Rayo» vuelve a Las Palmas tras seis meses de lucha contra la piratería

Participaba en la «Operación Atalanta», que desde 2008 trabaja por mantener la seguridad en el océano Índico

El buque «Rayo» vuelve a Las Palmas tras seis meses de lucha contra la piratería

El buque de acción marítima (BAM) «Rayo» ha llegado este domingo a su base del Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria completando un despliegue de casi seis meses en el que ha participado en la «Operación Atalanta» de lucha contra la piratería en el océano Índico y ha bordeado la costa africana, realizando escala en diez países.

Según informó el Mando Naval de Canarias, el pasado 3 de febrero el patrullero zarpó rumbo a Cartagena y el día 15 salió de la ciudad murciana hacia la zona de operaciones, frente a las costas de Somalia. En total, el barco permaneció 85 días integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), participó en el control del tráfico marítimo dentro de la Ruta Internacional de Tránsito Recomendado (IRTC) y escoltó buques del Programa Mundial de Alimentos.

El despliegue del «Rayo», segundo buque de esta clase que participa en la «Operación Atalanta», forma parte del compromiso adquirido por España en 2008, bajo bandera de la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia, protegiendo tanto al tráfico mercante como a los pesqueros que faenan en esas aguas.

Actividades por países de África

Además, como parte de la colaboración de la Armada con la Secretaría General de Política de Defensa y el Ministerio de Asuntos Exteriores, el «Rayo» ha llevado a cabo un conjunto de actividades en países de África Occidental y Golfo de Guinea, zona de creciente interés para España, para contribuir al Plan de Diplomacia de la Defensa. Así, ha realizado escalas en Mozambique, República Sudafricana, Namibia, Angola, Gabón, Nigeria, Costa de Marfil, Guinea, Senegal y Cabo Verde. Con todos estos países se han realizado actividades diversas, desde conferencias para intercambio de información y conocimientos hasta ejercicios en puerto y en la mar con el fin de potenciar la interoperabilidad y la práctica conjunta de procedimientos.

Por su parte, el «Rayo», al mando del capitán de corbeta Rafael Hernández Rodríguez, es el segundo de los BAM de la clase «Meteoro». Los buques de esta clase están configurados como patrulleros oceánicos. La concepción del programa BAM está basada en buques de altas prestaciones, costes de adquisición y mantenimiento reducidos y gran nivel de polivalencia, no sólo en el ámbito militar sino también en el de cooperación en tareas de salvamento, lucha contra la contaminación, evacuación y ayuda humanitaria.