El último convoy del repliegue llega a la Base de Herat

El convoy "Ultimo Infante" procedente del PRT de Qala-e-Naw, fue recibido en Herat por el Coronel Jefe de la FSB y por el Coronel Jefe de ASPFOR XXXIII


El acto que se ha celebrado ayer en la Base "Ruy González de Calvijo" supuso la transferencia formal de la base al gobierno afgano. Sin embargo, el acto final del proceso de repliegue de las fuerzas desplegadas en la Provincia de Badghis ha tenido lugar en la tarde de hoy con la llegada a la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de Herat del último convoy de ASPFOR XXXIII.

El convoy "Ultimo Infante" partió de la base a las tres de la madrugada, y llegó a Herat sobre las15.00 horas donde fue recibido en la puerta por el Jefe de la FSB, Coronel del Ejército del Aire Fernando de la Cruz, y por el Jefe de ASPFOR XXXIII Coronel José Luis Murga.

La integración y buena coordinación de todas las fuerzas desplegadas en Afganistán, y la implicación de sus mandos para sumar los esfuerzos, han sido un elemento crucial para llevar a cabo con éxito el proceso de repliegue de las fuerzas de la provincia de Badghis.

Este proceso se inició a principios de este año 2013 con el desmantelamiento de los Puestos de Combate Avanzados (COP,s) de LUDINA y MOQUR. Pero ha sido la Agrupación ASPFOR XXXIII, que inició su misión a principios del mes de mayo, la que ha llevado el mayor peso ya que desde su llegada a territorio afgano hubo de armonizar las misiones propias de toda agrupación con la responsabilidad de realizar la que sin duda era la misión principal que le había sido encomendada: el desmantelamiento de la Base principal de las Fuerzas españolas en la provincia de Baddghis, la PSB “Ruy González de Clavijo”.


Simultaneando misiones de seguridad, de asesoramiento y mentorización a las Fuerzas de Seguridad Afganas, junto con el apoyo a las autoridades provinciales y a la población de Badghis, la Agrupación ASPFOR XXXIII, desde el inicio de su misión, fue ejecutando el plan de repliegue y desmantelamiento de la Base. Un plan que se fue desarrollando de forma progresiva y en paralelo con la paulatina desactivación de unidades y capacidades y el cierre de servicios.

Tras ocho años de acumulación de material y de perfeccionamiento del despliegue, el proceso inverso de recogida de armamento, equipo y material para su traslado de regreso a España ha supuesto el planeamiento minucioso y la ejecución de un total de diez convoyes terrestres entre Qala-e-Naw y Herat.

En homenaje y recuerdo a las Islas Canarias, de donde procede la mayor parte de las unidades que integran ASPFOR XXXIII, los convoyes se han designado con nombres de lugares y personajes isleños. Las operaciones "Valverde", "Fuerteventura", "Garajonay", "Arucas", "Tenerife" o "Mencey" han sido los hitos que han ido marcando las etapas del proceso de repliegue de fuerzas en la provincia de Badghis. Un proceso que continúa ahora con el ya iniciado proceso de traslado definitivo de todo el material acumulado en la FSB de Herat a España, y que en conjunto conforman una de las operaciones logísticas más importantes y costosas a la que se han enfrentado las Fuerzas Armadas Españolas, no solo por el volumen de material que se ha movido: más de 180 contenedores con más de mil toneladas de material diverso, 100 plataformas con vehículos de distinto tipo y 127 vehículos blindados, sino, sobre todo, por la dificultad de la ruta de repliegue.


La ruta LAPIS que une las localidades de Qala-e-Naw y Herat, con 160 kilómetros de longitud, es en realidad una pista que en su primera mitad es de tierra compactada y discurre a través de un paso de montaña, el paso de ZABZAK, a 2000 metros de altitud. La dureza del trazado y el clima y la amenaza latente de la insurgencia han obligado a planear minuciosamente cada convoy, con planteamientos tácticos diferenciados para cada uno de ellos, y contando con el apoyo de unidades tanto de ASPFOR XXXIII, como de las unidades de helicópteros, UAV,s y aéreas propias y aliadas del Mando Regional Oeste, con base en la FSB de Herat.

En los próximos días continuará repliegue de las componentes de ASPFOR XXXIII a España, pero su misión habrá finalizado cuando el último de ellos llegue nuestra patria.

Aún permanecerá en la FSB de Herat una Unidad Logística de ASPFOR XXXIII, con unos 80 militares que, en coordinación con el personal del 24 Contingente del Ejército del Aire especializado en la preparación de las cargas para su aerotransporte, continuarán las tareas de reacondicionamiento y optimización de las cargas en los contendores para su envío definitivo a España en las mejores condiciones posibles.