Finaliza la primera fase de vuelos de repliegue de material de Qala-i-Nao

Aviones Ilyushin-76 tiene una capacidad de carga contratada de 30 toneladas



Durante los últimos diecisiete días se han llevado a cabo 67 vuelos de repliegue, gestionados todos ellos por personal del Ejército del Aire.

A las 19:57 horas del domingo día 27 de octubre despegó de la Base de Apoyo Avanzado (FSB, en sus siglas en inglés) de Herat el último de los vuelos programados para la primera fase de repliegue de material a España procedente de Qala-i-Nao y de la desactivación de los destacamentos de helicópteros ASPUHEL, del Ejército de Tierra, y HELISAF, del Ejército del Aire. Este período, que comenzó en junio con la realización de 17 vuelos de repliegue y 3 de sostenimiento, ha vivido su fase más intensa desde el pasado 10 de octubre hasta el 27 del mismo mes, con 67 vuelos.

Todos los vuelos de esta primera fase han sido llevados a cabo por aviones Ilyushin-76 (IL-76), contratados a tal efecto por el Ministerio de Defensa a través del Mando de Operaciones, que han transportado 2.200 toneladas de material, principalmente a Emiratos Árabes, para su posterior envío a España por vía marítima.

Se han realizado 84 vuelos que han transportado 2.200 toneladas de material.

El material ha sido preparado para su transporte por personal de la Unidad Logística del Ejército de Tierra. Por su parte, los 84 vuelos han sido cargados por personal de la unidad de Operaciones de Terminal Aérea Combinada, en su mayoría pertenecientes al Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo del Ejército del Aire, responsable de la gestión de las cargas para su aerotransporte. Este proceso incluye labores de pesaje y centrado, documentación, clasificación, verificación según la normativa vigente y comprobaciones previas a la aceptación de la carga.

Los 84 vuelos han sido cargados por la unidad de Operaciones de Terminal Aérea Combinada

El IL-76, avión de transporte pesado cuatrimotor de fabricación soviética, tiene una capacidad de carga contratada de 30 toneladas, 20 metros de bodega y 4 metros de rampa. En la última fase del repliegue de material, que comenzará en breve, se utilizarán aviones Antonov-124 (AN-124), con una capacidad de carga contratada de 43 toneladas, una bodega de 36 metros y medio y una anchura de 6 metros que posibilitarán el aerotransporte de las cargas más voluminosas.