Las Fuerzas Armadas austriacas eligen el UAS “Tracker” de Cassidian


El Ministro de Defensa austriaco ha anunciado la adquisición de 6 mini sistemas aéreos no tripulados Tracker (en total 18 vehículos aéreos). Tras evaluar el funcionamiento del mini sistema aéreo no tripulado (Unmanned Aerial System – UAS) según los parámetros del plan de desarrollo de capacidades de las Fuerzas Armadas austriacas, se ha comunicado la intención de adquirir entre 2016 y 2017 otro lote de mini UAS.

El ganador del correspondiente concurso público fue Survey Copter –filial al ciento por ciento de Cassidian SAS–, una empresa especializada en el desarrollo y fabricación de mini UAS, tanto de alas fijas como rotatorias, que en el actual contrato cooperará con el Kapsch Group, una empresa multinacional especializada en telemática para carreteras, tecnología de la información y telecomunicaciones, cuya sede principal se encuentra en Viena. 

El Tracker se puede utilizar para misiones que incluyen la detección, reconocimiento, identificación, clasificación, rastreo, designación de blancos más allá de la línea de visión, designación de objetivos o ejes, para misiones de fuerzas especiales y antiterrorismo, vigilancia de litoral/fronteras, protección de fuerzas desplegadas, apoyo a convoyes y fuerzas de infantería, así como para operaciones militares en terreno urbano (Military Operations in Urban Terrain – MOUT). El Tracker vuela de forma totalmente automática, siguiendo un plan preprogramado –y reconfigurable en el curso de la misión– que facilita a los operadores dedicar su tiempo a la labor asignada de reconocimiento.

Tracker es un sistema mini UAS de corto alcance compuesto por una estación base y una aeronave de pequeñas dimensiones que se lanza a mano y se transporta en una mochila. La estación base –incluye dos ordenadores y dos unidades de control equipadas con palancas de mando– va acoplada a una antena de enlace de datos que hace seguimiento a la aeronave en tiempo real. 

Además de mejorar el conocimiento de la situación y aumentar las capacidades de reconocimiento en general, el sistema Tracker ha sido optimizado con una avanzada y ergonómica interfaz hombre-máquina (man-machine interface – MMI), procedimientos automáticos y por tanto seguros para el operador, y motores eléctricos con un bajo nivel de ruido, lo que permite a las fuerzas militares, de seguridad y las autoridades civiles llevar a cabo labores de inteligencia de forma furtiva. 

El sistema dispone de toda una serie de características técnicas inigualables, entre las que se encuentran cámaras de alta resolución con giro estabilizado sobre tres ejes para el espectro visible e infrarrojo, que van integradas en una torreta tipo “plug and play” denominada “T120”, desarrollada específicamente por Survey Copter.