China ya cuenta con el nuevo misil balístico de corto alcance DF-15C

China ya cuenta con el nuevo misil balístico de corto alcance DF-15C

En los medios chinos de comunicación en octubre se hizo mención de la aparición del nuevo misil balístico de corto alcance DF-15C. Sus primeras fotos aparecieron aún a principios de 2006. Pero entonces se trataba de las pruebas de un nuevo tipo de arma. Hoy ya se puede hablar de su entrada en servicio en las Fuerzas Armadas.

El misil DF-15C es fabricado en la Cuarta Academia de la Corporación Aeroespacial China (CASC), situada en Sian. Los primeros de estos misiles fueron incorporados al Ejército en 1989. En aquel momento sus características no eran relevantes y, sobre todo, la precisión era muy baja. Desde entonces el misil fue modernizado varias veces. De modo que el misil DF-15B, que se encuentra en servicio en el Ejército Popular de Liberación de China, y asimismo el DF-15C que ahora está ingresando, son en realidad nuevos sistemas de armas nada parecidos a los primeros misiles DF-15 y Df-15.

 A diferencia de los viejos, el DF-15B y el DF-15C en vez de uno tienen dos escalones. El DF-15B tiene un alcance mayor que su predecesor (novecientos en vez de seiscientos kilómetros). Además cuenta con ojivas maniobrables y un sistema de guiado de alta precisión. Si las primeras versiones del DF-15 servían básicamente para ser disparados contra grandes objetivos de la infraestructura civil y ciudades, pues las últimas modificaciones también pueden impactar contra objetivos militares defendidos.

China contempla los misiles balísticos de alta precisión de corto y mediano alcance como respuesta asimétrica a una probable supremacía del enemigo en el aire. Tales misiles permiten lanzar ataques eficaces contra objetivos de la retaguardia enemiga, incluso si se ha perdido el combate por el predominio en el aire. Pero en determinadas circunstancias, por ejemplo, si en la fase inicial del conflicto se consigue lanzar un ataque masivo inesperado contra los aeródromos, los propios misiles pueden ser un buen medio para conquistar el dominio en el aire.

A juzgar por las publicaciones de los medios chinos, el DF-15C no será un sustituto, sino más bien un complemento del DF-15B. Posee menor alcance, pero, en cambio, es mayor su capacidad de impactar contra las construcciones de defensa. Además de los centros de mando subterráneos, de los depósitos y cuarteles, sus objetivos pueden ser refugios protegidos para aviones, que hasta ahora utilizan muchos países.

Cabe destacar que la familia de misiles DF-15 sigue desarrollándose, pese a que empezaron a entrar en servicio los potentes misiles DF-16 con un alcance a partir de los 1000 kilómetros. China, que no está ligada a las rígidas restricciones en relación al tipo y cantidad de misiles, deviene uno de los más importantes centros mundial de desarrollo de misiles. Tanto Rusia como EEUU no tienen derecho a fabricar misiles semejantes al DF-15B, por el tratado que rige entre ellos, y que les prohíbe fabricar misiles de un alcance superior a los quinientos kilómetros e inferior a los 5500 kilómetros. Por ejemplo, el principal misil balístico táctico ruso Iskander tiene un alcance de menos de quinientos kilómetros.

El DF-15 constituye la principal fuerza de choque de un complejo de aproximadamente mil ochocientos misiles que apuntan a Taiwán. Cabe suponer que se trata de un misil bien perfeccionado y no muy costoso. El bajo precio y la producción masiva del misil ponen en tela de juicio la posibilidad de luchar contra ellos con sistemas de defensa antiaérea, ya que cada misil interceptor resulta mucho más costoso – muchos millones de dólares. Los sistemas de misiles antiaéreos Patriot PAC-3, que se están desplegando en varios países de la región, teóricamente pueden cubrir ante un ataque solo algunos objetivos, pero no pueden hacer frente a un empleo masivo de misiles balísticos tácticos chinos.